domingo, 15 de julio de 2012

Spirit: el corcel indomable

Título original: Spirit: stallion of the cimarron
Dirección: Kelly Asbury, Lorna Cook
Reparto (Doblaje): Matt Damon, James Cromwell, Daniel Studi
Música: Hans Zimmer, Bryan Adams
Año: 2002
Género: Aventura. Animación
Duración: 80 min. aprox.

Sinopsis
Un joven mustang y líder de la manada de las praderas del lejano oeste americano es capturado por unos soldados que hacían campamento cerca de sus tierras, y lo llevan a un fuerte militar para intentar doblegarlo y utilizarlo para el servicio del ejército, pero no será tarea sencilla. Allí conoce a Little Creek, un indígena lakota que no tarda en encariñarse con el caballo. Dentro de este recinto el Coronel del ejército no descansará hasta dominar al salvaje équido y conquistar las tierras de los lakota, pero corcel y humano se unirán para luchar por su libertad.

Comentario
Hacía diez años que vimos esta película y, buscando en nuestra filmoteca personal para ver algo un viernes por la noche, encontramos el DVD de Spirit y a ambos nos apeteció volver a ver este apasionante filme. A pesar de ser una película de animación infantil está también dirigida a los adultos, pues en ella hallamos características que en pocas películas más podemos encontrar, empezando por el parto de una cansada yegua dando a luz al protagonista. Será éste quien nos relate (con voz en off) la historia de cómo conoció a esas horribles criaturas humanas, desconocidas para él, que son capaces incluso de maltratar a uno de su propia especie, a Little Creek. Conoce también a otros caballos que están al servicio de estos humanos, pero están aterrados y no se atreven a hacerles frente como sólo Spirit es capaz de hacer.

Desde el punto de vista didáctico resulta muy recomendable para el joven público, ya que trata valores como el respeto por la naturaleza y la tolerancia a las diferentes culturas, así como el hecho de reconocer cuándo se ha perdido la batalla. Además de estos valores el entretenimiento es una constante durante los ochenta minutos; hay escenas para reír, llorar, inquietarse, emocionarse... y todo con unos pocos diálogos a lo largo de toda la película, pues Spirit no habla, sólo nos transmite sus pensamientos. De hecho, no llegamos a conocer su nombre hasta el final de la película, y de algunos personajes ni siquiera llegamos a conocerlos. Si acaso Little Creek es quien le habla, pero, como si de la realidad se tratase, el caballo no puede contestarle, salvo por gestos. James Baxter, el dibujante de esta animación, tuvo que trabajar duro para no sólo aprender a dibujar un caballo y hacerlo mover como si de uno real se tratase, sino para que el animal expresara sentimientos como las personas, demostrar al espectador felicidad, tristeza, valor, decisión, nostalgia, etc. De hecho, cuando oímos la voz interior de Spirit es muy de vez en cuando, pues ésta se hace prescindible en las escenas más importantes, siendo la expresión del caballo quien nos cuenta lo que realmente siente y piensa. Ejemplos de estas "conversaciones gestuales" las vemos en las escenas en las que el caballo se comunica con su manada, con su compañera Lluvia y con su amigo humano Little Creek, sin dejar pasar cómo mediante una mirada es capaz de desafiar al Coronel.

Cabe destacar el desenlace de la constante disputa entre caballo y militar. Obviamente, tratándose de una película dirigida a menores, se espera un final feliz y en el que Spirit le gane la partida al Coronel; lo que llama la atención es la forma en que nos llega este punto final a la batalla, con una reacción del militar que resulta bastante inesperada, para algunos de forma grata y para otros de una forma un tanto forzada.

Para una película en la que apenas existe el diálogo resulta de gran valor la banda sonora, y para ello contamos con Hans Zimmer (quien le puso música a películas como Gladiator, Piratas del Caribe, El rey Arturo, Pearl Harbor, La ruta hacia El Dorado, etc.) y con el rockero Bryan Adams. Éste canta a modo de narración, y Zimmer acompaña musicalmente durante toda la historia. Como decimos, en una película como ésta es muy importante saber ponerle la música apropiada, y el cantante debe saber también representar lo que está cantando, por eso a nosotros, en la versión española, se nos quedaba escasa esta matización, pues consideramos que en nuestro país tenemos mejores cantantes para tal fin que el alavés Raúl, más conocido por su explotado tema Sueño su boca, aunque hay que decir que las canciones en ocasiones se vuelven un poco convencionales y repetitivas.

Por último queríamos comentar el esfuerzo que supuso la realización de Spirit, tanto por imitar los movimientos de los équidos, como hemos comentado anteriormente, como por la mezcla que hicieron del 2D y el 3D; Jeffrey Katzenberg nos cuenta que decidieron mezclar el dibujo tradicional con el digital, creando el apelativo "tradigital". Ya sólo la escena del águila volando por las secas tierras estadounidenses les costó nueve meses. Desde luego el resultado es óptimo, pues en ocasiones no distinguimos el caballo hecho a mano del caballo producido a ordenador.

De esta manera, Spirit es una película altamente recomendable para grandes y pequeños, tanto por la historia como por sus gráficos (hoy en día se echa de menos la animación tradicional, cansa tanto ordenador), así como por su banda sonora, co-protagonista de este largometraje.

Nota: 9/10.