sábado, 1 de septiembre de 2012

Maratón Disney: Saludos amigos

Canon de Clásico Disney: 6
Título original: Saludos amigos (Hello friends)
Dirección: Wilfred Jackson, Jack Kinney, Hamilton Luske, Bill Roberts
Reparto (doblaje): Fred Shields, Clarence Nash, José Oliveira, Pinto Colvig, Frank Graham
Música: Paul J. Smith, Ed Plumb
Año: 1942
Género: Animación. Documental
Duración: 40 min. aprox. 
Premios: Nominación al Óscar a la mejor banda sonora; nominación al Óscar a la mejor canción original, Saludos amigos; nominación al Óscar al mejor sonido.

Sinopsis
Se trata de un breve documental de algunas regiones de cuatro países sudamericanos: Perú, Chile, Argentina y Brasil. En cada uno de ellos se desarrolla una pequeña historia o secuencia que aporta algunos datos sobre alguna faceta destacada del país en cuestión: su geografía, sus costumbres, su gente, su música, etc.

Comentario
Si bien de Bambi decíamos que podía verse como un documental disfrazado de película, en este caso estamos ante un documental sin camuflaje alguno. Fue encargado por el Departamento de Estado de los Estados Unidos como parte de la Política de buena vecindad, buscando un estrechamiento entre su país y las regiones de América del Sur en esos tiempos algo difíciles que corrían (en plena Segunda Guerra Mundial). Obviamente, todos los datos que se aportan desde él están tratados desde un punto de vista infantil, acompañando la narración de divertidas secuencias que representan los lugares o personajes destacados. El documental está dividido en cuatro partes, una para cada región, las cuales trataremos de forma independiente. Antes de cada sección se puede ver una pequeña secuencia real donde se observan actividades y costumbres autóctonas y a los trabajadores de Disney mirando, documentándose y esbozando bocetos para luego llevar a cabo el largometraje.

La primera parte se centra en el lago Titicaca, con sus habitantes tanto humanos como animales. En esta historia el protagonista es Donald, un turista que fotografía todo lo que ve y que aprende varias cosas del lugar gracias tanto al niño indígena como a su llama, con la cual tiene una serie de escenas divertidas.

Después viene la secuencia del planito Pedrito, un avión que se ve obligado a realizar el trayecto aéreo entre Chile y Argentina para traer el correo. Quizá sea la parte menos entretenida de la película, tanto por el tema en sí como porque apenas proporciona datos de interés ni va acompañado de una música especialmente atractiva. La única aportación es el monte Aconcagua, el más alto de América.

Luego nos trasladamos a la Pampa argentina para conocer las costumbres de los gauchos. Para tal fin tenemos a Goofy, al que curiosamente llaman Bucéfalo (sí, como el caballo de Alejandro Magno). Lo único interesante de esta sección es el amplio glosario de términos gauchos que se nos da a conocer, pues la animación entre Goofy y el caballo resulta algo mediocre y sin nada destacable. Como curiosidad diremos que la secuencia en la que Goofy, o Bucéfalo, fuma fue editada para borrar el cigarrillo con el fin de que los niños no imiten actos tan insalubres como la adicción al tabaco; lo realmente curioso es que poco después, en la parte dedicada a Brasil, aparece José Carioca con su puro fumándoselo tan pancho.

Acaba el documental con la parte dedicada a Brasil, donde Disney nos presenta por primera vez al simpático papagayo José Carioca. La escena comienza con un pincel que va dibujando diversos paisajes con su flora y su fauna, esbozando el personaje de Carioca, quien en ese momento cobra vida y se presenta a Donald, hablándole en portugués e introduciéndole principalmente en el mundo de la samba. Esta es la parte que más nos ha gustado del filme, tanto por la originalidad de la secuencia del pincel como por las músicas que la acompañan, incluyendo el archiconocido “Tico-tico na fubá”, de Zequinha de Abreu.

Si ya Dumbo se nos quedó muy corta, ésta nos ha sabido a poco. Se puede entender esta brevedad justificada, por un lado, por la crisis que atravesaba la factoría Disney, y por otro, para que no resulte demasiado aburrido para el público infantil, ya que al carecer de argumento claro puede hacerse algo pesado. Si bien la idea nos parece muy buena, creemos que la forma de llevarla a cabo no es la más adecuada. Los cortos se ven sin demasiado sentido, se echa en falta algo más de enlace entre ellos y se rellena demasiado con escenas reales de los propios trabajadores. Incluso la voz del narrador, al menos en el doblaje, se hace tediosa y monótona. Al menos en la versión original hay dos narradores distintos que, suponemos, lo harán algo más ameno. En definitiva, un documental curioso pero que no nos ha llenado.

Nota: 4/10.

Más Clásicos Disney pinchando aquí.


4 comentarios:

jota-chan dijo...

No la he visto pero admito que tengo un poco de curiosidad por verla, me recuerda un poco a Los tres caballeros, película que me gusto mucho cuando la ví.

Café de Menta dijo...

En efecto, son del mismo tipo, aunque para nuestro gusto "Los tres caballeros" (que, por cierto, es la próxima que toca reseñar) está mejor. Gracias por tu comentario!!
Un abrazo!!

Javier Ramírez. dijo...

No sabia que habia por así decirlo una segunda parte de los "Los tres caballeros" en el tema de dar a conocer Latinoamerica buen aporte un saludo.

Café de Menta dijo...

Bueno, realmente se podría decir que la de "Los tres caballeros" es la segunda parte de ésta, pero sí, ambas son muy parecidas. En breve comentaremos la otra.
Gracias por tu comentario!!
Un abrazo!!