martes, 31 de julio de 2012

Maratón Disney: Dumbo

Canon de Clásico Disney: 4
Título original: Dumbo
Dirección: Samuel Armstrong, Norman Ferguson, Wilfred Jackson, Bill Roberts, Jack Kinney, Ben Sharpenter, John Elliotte
Reparto: James Baskett, Herman Bing, Billy Bletcher, Edward Brophy, Cliff Edwards
Música: Frank Churchill, Oliver Wallace
Año: 1941
Género: Animación. Drama. Musical
Duración: 64 min. aprox.
Premios: Óscar a la mejor banda sonora, Nominación al Óscar por la canción Baby mine, Palma de Oro a la mejor película de animación. 

Sinopsis
En un circo ambulante han llegado varios retoños de distintas especies animales. Cuando parecía que no quedaba ninguno por llegar, la cigüeña le lleva a la señora Jumbo su esperado hijito, Jumbo Jr. En los primeros momentos la feliz mamá se convierte en el objeto de las envidias de sus compañeras elefantas, hasta que, a causa de un estornudo, al pequeño paquidermo se le despliegan sus enormes orejas, convirtiéndose de repente en el blanco de las peores críticas por parte de aquellas que hacía un instante lo adoraban, otorgándole el mote de “Dumbo” (en inglés, “tonto”). Para la señora Jumbo sigue siendo su adorable hijo y no tendrá reparos en defenderlo de todo aquel que se burle de su bebé, sean animales, chiquillos traviesos o el propio patrón del circo, quien no dudará en encerrarla separándola de Dumbo. Éste, junto con su único amigo, el ratón Timothy, tendrá que buscar la manera de liberar a su madre.

Comentario
Quizá sea éste el Clásico Disney más tierno hasta ese momento, a pesar de tratarse de una película bastante económica, ya que con la anterior, Fantasía, tuvieron muchas pérdidas. Walt Disney quiso con este filme recuperar todo el dinero perdido, aun tratándose de una de las películas más cortas de la factoría; de hecho, tuvieron problemas para proyectarla por su escasa duración.

Tal vez lo que más valoramos de Dumbo es su gran carga emotiva, con constantes muestras de amor maternal y la empatía que se nos despierta cuando el pequeño elefante es apartado de su madre e ignorado por sus congéneres. Tiene gracia que sea un ratón, por el que las elefantas sienten pavor, el único amigo del elefantito y quien de forma desinteresada intenta ayudarle a liberar a su madre y olvidarse del “problema” de sus orejas. Resulta entrañable oír en este pequeño personaje la aguda voz de Pepito Grillo, siendo además personajes muy similares entre sí (pequeños en cuanto a tamaño y haciendo de guías de los protagonistas). Es inevitable sentir en determinados momentos el mismo deseo que la señora Jumbo de patearle el culo a los repelentes e impertinentes niñatos, uno de los cuales, por cierto, recuerda mucho a Polilla, uno de los personajes de Pinocho que por actuaciones semejantes se convierte en burro. Ni siquiera los payasos le respetan, usándole como si de un muñeco se tratara y haciéndole saltar desde una altura vertiginosa para el espectáculo.

Hemos echado en falta un poco más de “castigo divino”, pues al final todos estos malvados caracteres salen ilesos de sus fechorías o, como mucho, con algún insignificante chapuzón. Ni siquiera las elefantas reciben su merecido. Más bien, al final de la película, gracias a la extraordinaria habilidad de Dumbo, el circo adquiere un gran renombre y el elefante se hace tan famoso que, tal como muestra un noticiario, firma un contrato con Walt Disney. Todo esto supone riquezas y una época de prosperidad para todos los integrantes de este circo. Ni un solo castigo a los malhechores, ni una sola disculpa al pequeño paquidermo... Bueno, a su madre le dedican un vagón en primera clase, sin más. Resulta desconcertante que los únicos que muestran signos de remordimientos son los cuervos que apenas conocen a esta pareja y ayudan a Dumbo a tener confianza en sí mismo para volar.

La película, como hemos dicho, es bastante corta, pero todavía podía haberlo sido más si se hubiera prescindido de una secuencia bastante disgresiva como es la llamada “escena de los elefantes rosas”; se trata de la primera inclusión del surrealismo en un largometraje de la factoría Disney (Fantasía no cuenta al no tratarse de una película con una trama definida), pero se nos antoja como un relleno forzado para darle unos cinco minutos más a la cinta. Este surrealismo surge a raíz de la embriaguez de la pareja protagonista, que ven elefantes rosas adquiriendo distintas formas, tamaños, colores... En definitiva, una secuencia sin sentido y muy larga, desesperante y rara.

En cuanto a la banda sonora, a pesar de haber recibido un Óscar, se nos antoja algo monótona; solamente cantan los cuervos, el resto de canciones las interpreta un coro de fondo. En cualquier caso es de agradecer que las melodías sigan acompañando los movimientos y gestos de los caracteres. Por otro lado, encontramos de nuevo una mezcla de doblajes, pues la voz de Timothy es la que conocimos en nuestra infancia (doblaje argentino), pero otras voces, como las de las elefantas y los cuervos, pertenecen a un redoblaje, una mezcla notablemente llamativa que se acentúa en la escena de la cigüena con Dumbo, a quien le escuchamos dos voces distintas.

Como curiosidades hay que destacar un par de cosas: por un lado, la locomotora que empuja los numerosos vagones del tren del circo habla más que Dumbo, que no pronuncia palabra alguna salvo sonidos onomatopéyicos, lo cual resulta gracioso ya que el resto de las elefantas sí que hablan. Por otro lado, en una escena en que Dumbo está llorando por los problemas que le han ocasionado sus descomunales orejas, Timothy le consuela diciéndole que hay muchos famosos con las orejas grandes; en un principio se pensó que este personaje se estaba refiriendo a Clark Gable, pero no es más que una referencia humorística al propio Walt Disney. Por cierto que el nombre de este ratón sólo es capaz de conocerlo el espectador atento y observador, pues no se pronuncia en ningún momento de la película, sino que al final de ésta se puede ver la firma de “Timothy Q. Mouse” en un contrato como manager de la reciente estrella.

La película tuvo bastante éxito en su momento, aunque nosotros no la consideramos como uno de los mejores largometrajes de Disney, principalmente debido a su excesiva indulgencia para con los personajes que se han burlado del inocente paquidermo y sus escenas irrelevantes que podían haber sido sustituidas por algo más de contenido en la historia.

Nota: 5/10.

Más Clásicos Disney pinchando aquí.


5 comentarios:

jota-chan dijo...

Una película muy tierna pero muy triste, no es de mis clasicos preferidos de Disney pero tiene buenos momentos. Muy de acuerdo con que es increible que nadie se disculpe ante el pequeño Dumbo y lo utilicen al pobre como un payaso.

Ningaka dijo...

¡Dumbo! Vi la película cuando era muy pequeña y apenas la recuerdo (no me acordaba ni de que era tan corta, ¡1 hora!). Me ha gustado leer vuestra reseña porque gracias a ella he recordado algún que otro detalle (como lo emotiva que era).
¡Saludos!

Café de Menta dijo...

Jota-chan: Pues sí, tiene algunas lagunas este clásico. Con que hubieran añadido alguna escena con los "castigos" a los "malos" la película habría conseguido dos cosas: una, la moraleja de que los malos siempre son castigados; y otra, una película algo más larga.

Ningaka: Nos alegra que te haya gustado esta reseña. Nos gusta volver a ver los clásicos Disney porque ahora de adultos vemos cosas que en nuestra infancia quedaban imperceptibles para nuestras pueriles mentes.

¡Muchas gracias a los dos por comentar!
Un abrazo!!

belldandy18 dijo...

Hace años que no veo la película y apenas recuerdo el desarrollo de la historia más que escenas sueltas. Pero sin duda, la de los elefantes rosa sí la tengo en la memoria, qué cosa tan WTF para ver de pepueña, y no sé si un buen mensaje para niños "emborráchate y verás elefantes rosas ¿?" XDDD En fin, no, para mí tampoco es de mis favoritas aunque creo que si la veo ahora me gustará más que entonces =)

Café de Menta dijo...

Desde luego cuando nosotros la vismo de pequeña no nos paramos a pensar en el mensaje, pero al menos no hemos resultado unos alcohólicos empedernidos, jajaja.
Muchas gracias por pasarte, guapa!
Un abrazo!!