miércoles, 11 de julio de 2012

Si tú me dices ven lo dejo todo... pero dime ven


Autor: Albert Espinosa
Editorial: Grijalbo
Año de edición: 2011
Número de páginas: 202

Sinopsis
Daniel se dedica desde hace algunos años a la búsqueda de niños desaparecidos, siendo realmente bueno en esta labor. El mismo día en que su pareja decide finalizar su relación recibe un encargo de un joven desaparecido en la isla de Capri. Dani acepta el caso, esperando que le sirva como terapia para superar esa dolorosa ruptura. Durante el viaje y la investigación el protagonista irá recordando algunas experiencias de su propia infancia que le marcaron para siempre, especialmente el haber conocido a dos hombres cuyos consejos le han servido en su vida tanto personal como profesional.

Comentario
La originalidad del título de esta novela me había hecho tener unas espectativas bastante elevadas sobre la calidad de su literatura. Por desgracia mi intuición esta vez me ha jugado una mala pasada. Pero me van a permitir que antes de entrar a valorar el contenido haga una pequeña crítica formal. El libro es bastante corto (unas 200 páginas), y está dividido a su vez en capítulos que, obviamente, resultan también considerablemente breves. Lo que veo carente total de sentido es que se introduzca cada uno con una inmaculada página en blanco solamente para imprimir en ella las cinco o seis palabras que ponen nombre a la sección. Es decir, una hoja por ambas caras "desperdiciada" para cada capítulo. Teniendo en cuenta que hay 22 apartados y para cada uno se utilizan dos páginas, nos salen 44 páginas casi impolutas de las 202 de las que consta la novela, esto es, el  21,78% del libro está en blanco o con unos pocos vocablos. Supongo que una obra de menos de 160 páginas resultaba muy fina para venderla a un precio razonable. En fin, sus motivos tendrán, pero personalmente me parece un gasto inútil de papel.

Faro de la isla de Capri
En cuanto al contenido propiamente dicho, pretende ser un libro en cierta medida filosófico, con recetas y consejos que supuestamente nos ayudarán a alcanzar la felicidad, aunque camuflado con una historia a mi gusto floja y sin demasiado ritmo. De hecho, en la contraportada del tomo no aparece más sinopsis que un par de líneas muy generales y que no dan información alguna de la trama. Que nadie pretenda engancharse a una línea de intriga y ansias de seguir leyendo. Además, si bien el protagonista tiene cuarenta años, el grueso del libro transcurre en su infancia, cuando no alcanza todavía los trece años, y todas las experiencias que cuenta de su juventud me parecen demasiado trascendentes para tal edad.

Como digo, al sucederse con frecuencia las rememoraciones infantiles del protagonista, hay muchos saltos en el tiempo. Lo que me ha parecido algo fuera de lugar es que se repitan constantemente avisos o indicaciones de lo que va a ocurrir. Expresiones en plan “en breve os hablaré de…” o “os tengo que contar mi anécdota con…” son recurrentes en el texto hasta extremos de resultar cansinas en el lector. No hay necesidad de preparar al lector para cada cambio temporal en el desarrollo. En definitiva, siendo el libro trabajado en primera persona, creo que se abusa de este recurso literario.

Y, aun reconociendo que soy el primero que se queja y blasfema en ocasiones cuando un escritor dedica siete páginas a describir el jarrón que hay en la mesa de un salón, creo que esta obra peca de pasar por alto demasiados detalles. No digo que haya que rellenar descaradamente páginas y páginas con datos prescindibles solamente para tener un mayor número de hojas, pero personalmente creo que hay muchos personajes, muchos lugares que han quedado muy poco visualizables por la falta de detalles. Con un párrafo más sobre cada uno todo hubiera quedado más sencillo de imaginar.

En fin, supongo que este tipo de escritos tendrán su público, pero teniendo en cuenta que yo no me incluyo en ese grupo y que además la novela, a mi juicio, tiene escaso valor literario, no la puedo catalogar como buena obra.

Nota: 3/10.

4 comentarios:

Blanca dijo...

Una opinión bastante distinta de las que había leído hasta ahora en otros blogs, y ayuda a dar una nueva visión a esta novela.
Un abrazo

Café de Menta dijo...

Gracias por tu comentario. Eso es lo bueno, que de un mismo libro pueden surgir opiniones de lo más dispares. Nos leemos!!
Un abrazo!!

carmncitta dijo...

pienso como tú, pasa muy de puntillas por algunos escenarios y situaciones. El libro me gustó pero me faltó algo más.

Café de Menta dijo...

Pues sí, es un libro que podía haber dado mucho más de sí, pero que se queda algo escaso.

Muchas gracias por tu comentario!!

Un abrazo!!