jueves, 1 de noviembre de 2012

WIA! El museo Van Gogh



Mentiríamos si dijéramos que este museo no fue una de las causas que nos hicieron decantarnos por Ámsterdam para pasar parte de nuestras pasadas vacaciones veraniegas. Vaya por delante que no somos para nada grandes expertos en pintura, pero si hay un pintor cuyas obras nos suelen llegar bastante es Vincent van Gogh. No en vano, llegamos a la capital holandesa a mediodía y esa misma tarde ya estábamos entrando al museo, incluso anteponiéndolo a la galería posiblemente más conocida de esta ciudad, el Rijksmuseum.

Quizá porque nuestras previsiones eran encontrar todo mucho más caro que en España, pero el caso es que el precio de la entrada no se nos antojó demasiado elevado, creo recordar que sobre los 14 euros (como entrada normal, para los menores de diecisiete años es gratuita). También es de agradecer que, a pesar de que sus horarios de cierre suelen ser anteriores a los de nuestro país (sobre las 18:00), haya algún día con horario especial hasta las diez de la noche, jornada que aprovechamos nosotros. Estuvimos un par de horas paseándonos entre cuadro y cuadro.

En cuanto al contenido de la pinacoteca, se pueden ver las pinturas más famosas de Van Gogh, tales como Jarrón con lirios, El puente Langlois, Autorretrato, La habitación de Arles y, cómo no, una versión de Los girasoles. Ésta última, por cierto, la imaginábamos rodeada de japoneses con sus cámaras de fotos, pero no fue así, tanto porque están prohibidas las fotografías como porque no había apenas gente contemplando esta obra. Quizá fuera casualidad, quizá sea que ese cuadro no es tan famoso en otros lugares, quizá esa no es la versión buena, aunque a nosotros sí que nos lo pareció.

Los cuadros, como es habitual, van acompañados de una breve explicación en holandés y en inglés, e iban agrupados por estancias del pintor: Ámsterdam, París, Arles... Nos llamó la atención una anotación que acompañaba a uno de sus múltiples autorretratos y que, precisamente, justificaba su extensa obra en este estilo: Van Gogh no tenía dinero para contratar modelos para sus prácticas, por lo que su única solución era ponerse ante un espejo y ejercer él mismo de modelo. Lo que sucede es que esto no le gustaba nada (no sabemos si porque no le gustaba su propia cara o lo que detestaba era la incomodidad de posar a la vez que pintaba), y ése es el motivo por el que aparece en todos los autorretratos con esa cara de mala leche que asusta a cualquiera.

Otra curiosidad que desconocíamos (insisto, no somos expertos en pintura) era que, a pesar de morir muy joven, Van Gogh solamente pintó durante los últimos cinco años de su vida. Aun así, en tan pocos años se pueden apreciar en sus distintas obras algunos cambios de estilo palpables.

Hay otra sección del museo dedicada a obras de otros pintores impresionistas (entre otros Monet y Gauguin, íntimo amigo de Vincent). Esta sección la pasamos muy por encima debido al cansancio que ya arrastrábamos, aunque imagino que a quien le guste el impresionismo también disfrutará en esta parte.

A la salida, como no podía ser de otra manera, está la tienda del museo, la cual te vende casi cualquier cosa relacionada con el pintor. Aprovechamos para comprar un libro en español con la vida y obra de Van Gogh, ese tipo de libros que casi nadie se lee después, pero que parece que si no te lo compras allí te vas a arrepentir. Había también una gran cantidad de chorradas del tipo mecheros con el Jarrón con lirios o abanicos con La habitación de Arles pero, como ya habíamos podido comprobar, la ciudad está llena de tiendas de recuerdos donde este personaje es uno de los buques insignia. Nos llevamos sendos llaveros, uno con Los girasoles y otro con el Autorretrato, pero comprados fuera del museo y a menos de la mitad de precio.

La posible visita de un turista a este museo es, lógicamente, muy dependiente de los gustos pictóricos y artísticos de cada uno, aunque si la estancia en la ciudad es medianamente larga, nosotros recomendaríamos que se le dedicaran un par de horas a contemplar la galería dedicada a este genio de los pinceles. 


10 comentarios:

Jaune Grenouille dijo...

Estaría interesante poder visitar el museo, hay cuadros que me gustan.
El último que colgasteis lo tengo yo en mi casa colgado xD.

Javier Ramírez. dijo...

Pues me ha venido a la mente la película de Akira kurosawa "Sueños" mientras leia la entrada, tendre en cuenta la recomendación (Por cierto muy bien contado y explicado todo la entrada con sus curiosidades) Una entrada bastante buena Un saludo.

Café de Menta dijo...

Jaune, nosotros también tenemos colgado el cuadro de la habitación de Arles, pero en puzzle, jeje. Es un cuadro muy bonito.

Javier, nos pica la curiosidad de por qué se te ha venido esa película a la cabeza, ¿habla de Van Gogh o algo parecido?

Muchas gracias por vuestros comentarios a los dos!!

Un abrazo!!

jota-chan dijo...

Me encantaria ir a este museo y ver cuadros de Van Gogh, Monet y Gaughin, me encantan las pinacotecas.

Javier Ramírez. dijo...

¿No has visto la película "sueños" de Akira kurosawa? Seguro que este vide de la película te gustara un saludo.

https://www.youtube.com/watch?v=VG6ddwi9ABg&feature=related

Café de Menta dijo...

Pues si tienes la ocasión de ir aprovéchala, Ámsterdam no es tan cara como otras ciudades de Europa, y el museo está muy bien, muy completo.
Muchas gracias por tu comentario!!
Un abrazo!!

Javier Ramírez. dijo...

Y mi mensaje con en enlace de la película de Sueños de akira kurosawa con la escena de Van gogh ? no los has recibido?

Café de Menta dijo...

Javier, gracias por avisarnos, porque resulta que el comentario donde nos dejas el enlace se nos había metido sin saberlo en la carpeta de SPAM. Quizá debe ser porque lleva un enlace a youtube, no lo sabemos, pero ya nos hemos dado cuenta y está publicado. Ahora mismo vamos a ver la escena.

Gracias de nuevo por los comentarios y perdona por este incidente.

Un abrazo!!

Ningaka dijo...

¡¡Seguro que lo disfrutaríais mucho!! A mí me ha encantado leer vuestra crónica ^^
¡Saludos!

Café de Menta dijo...

Pues sí que nos gustó, Ningaka, al igual que nos gusta verte por aquí de nuevo, jeje. Para los amantes del impresionismo es un gran museo.

Muchas gracias por tu comentario!!

Un abrazo!!